miércoles, 11 de mayo de 2011

Un Artículo de Bernis López Yo Los Perdono El pasado Martes 10 de los corrientes,


El pasado Martes 10 de los corrientes, se conmemoró el Décimo Tercer (13) aniversario de la muerte del más grande líder de masas que ha tenido la República Dominicana, presidente del Partido Revolucionario Dominicano y Vicepresidente de la Internacional Socialista, Dr. José Francisco Peña Gómez, fallecido el 10 de Mayo de 1998.

Nacido en la Loma del Flaco un paraje incrustado en la sección Guayacanes de Mao Valverde, un 6 de Marzo del año 1937. Su aporte imperecedero al sistema democrático nacional es sencillamente inmensurable o para decirlo en términos de la física, de indescriptible dimensiones. Su lucha sin cuartel por la desigualdad social y una mejoría en el modo de vida de los más necesitados, lo hacen merecedor de aquella inextinguible frase que con gallardía acuñó y que, bordeó de esquina a esquina los linderos del territorio nacional: Primero la gente.

Su gran desprendimiento y su amor a la patria, eran rayos de luz que se refractaban en cada en cada gesticulación, en cada ademán y encada palabra vertida por sus labios. Esto se acentuaba cada día, aun cuando su mirada lucia lánguida como viajero sin regreso que ve poco a poco marcharse la postrer flor de la esperanza en la vida.

Fue el compositor del Himno de nuestro glorioso partido, cuyas letras no tienen el más mínimo desperdicio, porque retratan con la certeza de un sabio y la lucidez de un poeta, la cruda realidad que nos ha tocado vivir. Basta con ver solamente la primera estrofa de ese cántico de guerra del Partido Revolucionario Dominicano que dice: Quisqueyano, levanta la frente, mira el sol que en oriente se asoma; vuele tu alma cual rauda paloma a bañarse en su lumbre fulgente.

Sus grandes aportes al desarrollo institucional del país, han contribuido grandemente a que hayamos avanzado por lo menos en algunos renglones. Gracias a su visión, muchas leyes que hoy son estandartes de nuestro sistema, son fruto de su vientre, pero su grandeza era tal, que aun se mantiene en silencio.

Es recordado por todos el fraude que le hizo Balaguer a Peña Gómez en el 1994, ante esa situación y las presiones nacionales e internacionales que estaba recibiendo el entonces presidente Balaguer, le propuso a Peña Gómez que se hiciera una modificación constitucional para cada uno de ellos gobernara dos años, y Peña le contestó diciendo, que no aceptaba nada sin sacrificio que él prefería elecciones en dos años. Así se modificó la constitución y trajo al traste un aborto llamado Leonel Fernández.

Algunos grandes lideres políticos suelen acuñar grandes e históricas frases, por ejemplo, el Sandinismo en Nicaragua evocaba orgullosamente esta frase: “hay que ser implacable en el combate y generoso en la victoria”. La princesa Fátima, ante la inminente derrota de su hijo Boabdil le dijo la siguiente frase: “No sufras como mártir la obra que levantaste como traidor, ni llores como mujer lo que no supiste defender como hombre”.

Como si se tratase de algo premeditado, Peña Gómez, con la más aguda de las noblezas que persona alguna puede tener, dijo estas palabras en el ocaso de su vida, como spot publicitario de su forzosa candidatura a sindico por el Distrito Nacional: Yo amo a mi pueblo, a mi país. A lo largo de mi vida he pagado un precio por esto. He recibido ataques feroces, a veces frontales, a veces con el veneno más sutil, como ahora. Pero yo los perdono. Mis enemigos pueden contar con mi perdón”.


Lic. Bernis López

No hay comentarios:

Publicar un comentario

http://www.speedyshare.com/211761403.html

Manuel El Comunitario, La Voz de la Comunidad